Creencias

Creo en el cristianismo como creo que el sol ha salido. No sólo porque lo vea sino porque gracias a eso puedo ver todo lo demás- C.S. Lewis

La Biblia

La Biblia es la Palabra de Dios completa y exacta, y tiene la autoridad de ordenar nuestra vida (2 Timoteo 3:16,17; 2 Pedro 1:21; Mateo 5:18)

Dios

Existe un Dios infinito, eterno y verdadero que creó todas las cosas, y existe en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. (Marcos 12:29; Juan 1:1-4; Mateo 28:19-20; Hechos 5:3,4; 2 Corintios 13:14; Hebreos 1:1-3; Apocalipsis 1:4-6)

Jesucristo

Jesucristo es tanto Dios como hombre. Concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen María. Murió en la cruz dando su sangre como un sacrificio de amor perfecto por nuestros pecados . Resucitó físicamente de la tumba, ascendió al cielo, y ahora es nuestro Sumo Sacerdote y abogado.(2 Corintios 5:21; Juan 1:1-14; Colosenses 1:15-20; Hebreos 4:14-16; 1 Juan 2:1)

El Espíritu Santo

El Espíritu Santo es una persona divina que guía a las personas a Jesucristo. Él convence de pecado, cambia la vida del pecador que cree. Él consuela, reside, guía, instruye y da poder al creyente para vivir una vida de adoración y servicio. (Juan 14:16,17; 15:26; 16:7-14; Hechos 1:8; Romanos 8:9)

Ser humano

El ser humano fue creado originalmente a la imagen de Dios pero cayó en pecado y perdió toda vida espiritual. Esta muerte espiritual se transmite a toda la humanidad, excepto a Jesucristo hecho hombre. Sólo a través de un nuevo nacimiento por medio del Espíritu Santo se puede alcanzar la salvación y vida eterna. Posteriormente, cada creyente puede acercarse a Dios personalmente sin necesidad de un mediador, sólo necesita a Jesucristo como su único medio para llegar al Padre. (Génesis 1:26; 2:17; Romanos 3:23, 5:12-19; 8:6,7; Efesios 2:1-3)

Salvación

Creemos que solo a través de la sangre de Jesucristo se puede estar en paz con Dios. Que la salvación se recibe como un regalo a través de la fe sola. En el momento en que ponemos nuestra confianza en Jesucristo como Perdonador y Líder pasamos de la muerte a la vida eterna y nos convertimos en hijos de Dios para siempre. (Juan 1:12; Efesios 2:8-9; Tito 3:5; 1 Pedro 1:18,19; Romanos 5:6-9)

Iglesia

Creemos que la Iglesia universal se compone de todos los que están unidos por el Espíritu Santo a Jesucristo. La iglesia local es un grupo de creyentes que se reúnen regularmente para la adoración y ministerio. Quien gobierna sobre la iglesia local es el mismo Jesucristo. La iglesia local ha recibido el mandamiento de practicar dos símbolos especiales: el bautismo de los creyentes y la Cena del Señor, ninguno de los cuales trae salvación, pero ambos son evidencias de la obediencia y de la comunidad con el Señor. La Iglesia y el gobierno secular deben estar separados. (Mateo 16:16-18; Hechos 2:23-47; Efesios 1:22; Mateo 28:19-20; 1 Corintios 11:23-30; Mateo 22:21; Romanos 13:1-7; Hechos 5:29)

Futuro

Creemos que existen realmente un cielo y un infierno. Las almas de los creyentes al morir pasan inmediatamente a estar con Jesucristo, sus cuerpos estarán en espera de la resurrección, con la segunda venida de Cristo. Las almas de los incrédulos al morir estarán separadas de Dios, esperando la resurrección de sus cuerpos cuando en el juicio final serán enviados al castigo eterno. Jesucristo vendrá en persona para comenzar Su reino en la tierra durante el milenio. Entonces vendrá el nuevo cielo y la nueva tierra para siempre. (Lucas 16:19-26; 2 Corintios 5:8; 1 Tesalonicenses 4:13-18; 2 Tesalonicenses 1:7-9; Apocalipsis 20:1-15)

Alcance

Creemos que nuestro propósito es predicar el Evangelio de la salvación por la fe y así alcanzar a la gran cantidad de personas que realmente están perdidos. Ningún nivel de esfuerzo humano por cambiar, ni ninguna moralidad traerá salvación. (Mateo 28:19-20; Lucas 19:10; Hechos 1:8)

Vida Cristiana

Creemos que un hijo de Dios no debe tener las actitudes y comportamientos que caracterizan a este mundo. Como discípulos que estamos creciendo en nuestra obediencia a Jesucristo, hemos de mostrar compasión por los necesitados y reconocer que lo que poseemos pertenece a Dios. (1 Pedro1:16; Gálatas 5:22-23; 1 Juan 5:15-17; Santiago 2:14-17; Salmos 82:3-4; 1 Timoteo 6:17-19)